Inteligentes pero Dependientes

Inteligentes pero Dependientes

Hace poco estaba viendo un video en mi teléfono celular, cuando de pronto apareció el mensaje: “Batería baja, conecte su teléfono a un cargador”. Es decir, estos teléfonos, aunque “inteligentes”, siguen siendo dependientes; en este caso, de una fuente para recargar la batería.

Esto me hizo reflexionar en lo siguiente: muchas personas, entre más inteligentes se creen, menos piensan que dependen de Dios.

El principio de la sabiduría es el temor de Jehová; los insensatos desprecian la sabiduría y la enseñanza” (Proverbios 1:7, RVR60)

Uno puede tener un alto coeficiente intelectual, pero ser poco sabio, si pensamos que no necesitamos de Dios, y no vivimos en obediencia y respeto hacia El.

En esa ocasión, Jesús hizo la siguiente oración: «Oh Padre, Señor del cielo y de la tierra, gracias por esconder estas cosas de los que se creen sabios e inteligentes, y por revelárselas a los que son como niños” (Mateo 11:25, NTV)

Siempre dependeremos de la gracia de Dios, y por más coeficiente intelectual que tengamos, necesitamos de la luz del Espíritu Santo para entender las Escrituras y las cosas espirituales. Si queremos iluminación, necesitamos acercarnos a la Biblia con humildad, no con orgullo.

Yo soy la vid y ustedes son las ramas. El que permanece en mí, como yo en él, dará mucho fruto; separados de mí no pueden ustedes hacer nada” (Juan 15:5, NVI)

Podemos tener toda la inteligencia, todos los recursos, pero separados de Él, no podemos hacer nada. Cada paso hacia la auto-suficiencia, es un paso lejos de Dios.

Dios nos ha dado un gran potencial. Adquiere conocimientos, desarrolla habilidades, lee, estudia; pero demos siempre la Gloria a Dios, y recordemos que lo más inteligente, lo más sabio que podemos hacer, es depender siempre de Dios.

Anterior
Conectados
Siguiente
Espejito, Espejito