Dichosos

Dichosos

La Biblia registra que la fama de Jesús crecía, muchos enfermos eran sanados y endemoniados eran libres… Aunque todavía su ministerio estaba tan solo iniciando, el pueblo estaba siendo sorprendido por un hombre que decía ser el hijo de Dios. Su tiempo de predicar y de hacer cumplir todas las profecías había llegado. Ya había sido bautizado por Juan el Bautista, había sido tentado en el desierto y las multitudes para este momento lo seguían por las razones que fueran (desesperación o miedo, expectativa de salvación o simplemente curiosidad)…

“El sermón del Monte” como se le ha conocido a estos pasajes (Mateo 5:2-12), es la primera predicación como tal, que Jesús el maestro, el Mesías, el Salvador del mundo, está a punto de comenzar. Y es conocido así porque la Biblia dice que se subió a una ladera y desde ahí comenzó a hablarles… “Dichosos los que lloran, los humildes, los que tienen hambre de justicia, etc.”

En su primera predicación utilizó las bienaventuranzas, que son aplicaciones posiblemente un poco extrañas para la gente que no conoce de Dios, pero totalmente comprensibles para los que han decidido que su vida le pertenezca a Jesús. Para algunos no tendrán ningún tipo de sentido, pero para otros es la máxima que dirige sus vidas.

Son al mismo tiempo las promesas que Dios ha hecho a quienes decidieron negarse a sí mismos y todo lo que tenían por convertirse en un discípulo de Jesús. Pablo lo diría de esta forma: “Hay dolor en nuestro corazón, pero siempre tenemos alegría. Somos pobres, pero damos riquezas espirituales a otros. No poseemos nada y, sin embargo, lo tenemos todo.” 2 Corintios 6:8.  En otras palabras, aunque pareciera que en el mundo muchas cosas que otros disfrutan no las tenemos, si podemos estar seguros que nuestra confianza está en todo momento puesta en Dios y esto es mejor que cualquier recompensa humana.

Aún que fue su primera enseñanza en la tierra, sigue teniendo el mismo poder que tuvo el mismo día que la dio. Sigue cambiando vidas para la eternidad, sigue palpitando en aquellas personas que conocen a Jesús y que nunca cambiaran haber tomado la decisión de seguirle. Todos ellos son Dichosos porque el mismo Cristo Jesús ha prometido estar siempre con ellos.

Para reflexionar:

  1. ¿Han calado estas palabras de Jesús en tu vida, tanto como para decir que aunque no estuviste allí, sus palabras viven en ti?… 
  2. ¿Te consideras Dichoso? 

Un comentario

Los comentarios se han deshabilitado.